La tranquilidad y el sosiego están asegurados. El viajero puede disfrutar del ritmo pausado de la vida rural, sin que eso excluya todos los servicios necesarios para que los apartamentos sean acogedores y hogareños. 

Contamos con dos confortables apartamentos adosados a la casa de labranza “Casa Vuelta”, hogar en el que aún se conservan costumbres del mundo rural asturiano de alta montaña.

El Apartamento “La Cocina Vieja” recibe este nombre por coincidir con el espacio que antaño conformaba el hogar de la antigua casa de labranza, la cocina. Era en este habitáculo donde las familias del campo realizaban su día a día, donde cocinaban en la txariega, donde comían, donde fabricaban y reparaban herramientas y aperos de uso cotidiano – como las cestas de mimbre que aún hoy seguimos fabricando y utilizando –  e incluso, en muchas ocasiones, donde se dormía, ya que la confortable calidez que a esta habitación le confería el fuego bajo la txariega junto con sus anchos escañiles o escaños  hacían de la cocina un dormitorio óptimo cuando, en las frecuentes familias numerosas, escaseaban los dormitorios.

Este apartamento consta de una habitación con cama de matrimonio, salón con sofá cama y con chimenea de leña, cocina y baño.

 

El Apartamento “El Parreiro” recibe su nombre, igual que el anterior, por el uso que antaño se le otorgaba al espacio en el que se ubica. Se trata de parte del parreiro, o pajar, donde se almacenaba la hierba recolectada en los meses de Junio y Julio para poder afrontar así el invierno posterior teniendo las vacas estabuladas en la cuadra o corte. Actualmente seguimos realizando esta actividad, seguimos guardando hierba seca para afrontar la estabulación invernal del ganado.

Este apartamento consta de dos habitaciones con sendas camas de matrimonio, salón con sofá cama y con chimenea de leña, cocina y baño.

 

Ambos apartamentos disponen de aparcamiento en finca privada además de una terraza y un pequeño jardín con magníficas vistas a la montaña y a su pradería donde es frecuente observar la fauna autóctona – zorro, corzo, gato montés, oso pardo…-